miércoles, 4 de noviembre de 2015

MARIDAJE DE CHOCOLATE ARA CHOCOLAT Y VINO MARCO ABELLA

El chocolate y el vino tinto tienen muchos puntos en común que hace que sean una buena pareja. Hace unos días tuvimos la oportunidad de organizar en Barcelona un maridaje de chocolates de origen "bean to bar" de Ara Chocolat y vinos de Marco Abella DOQ Priorat. Ambos productos proceden de cacao y uvas cultivados de forma respetuosa con el medio ambiente. 

La pequeña chocolatería Ara Chocolat, ubicada recientemente en París, trabaja según proceso conocido como "bean to bar", en el cual el chocolatero (Andrés Zakhour) no parte de la cobertura de chocolate comprada a una empresa sino de las habas de cacao que tuesta, pela, muele, refina y somete al conchado y temperado para hacer su propia cobertura. Más información en su página y en este post

Degustamos cuatro chocolates negros de distintos porcentajes y orígenes, de Ecuador, Madagascar y Venezuela, hechos con cacao de producción ecológica, sin conservantes ni lecitina de soja. 

Uno ellos, un Criollo Porcelana, con 70% de cacao, ha obtenido el premio bronce en la categoría de chocolate negro de origen de pequeña producción en los International Chocolate Awards, 2015 un organismo independiente que califica los mejores chocolates del mundo. Este suele ser uno de los chocolates que más gustan, por su delicadeza. El Criollo es una variedad muy apreciada por el equilibrio entre la acidez afrutada y el amargor. Este procede del Noroeste de Venezuela, cultivado a 1.400 m. Destaca en nariz por aromas a caramelo, a café. En boca se nota avellana, mousse de chocolate y piel de naranja. Textura cremosa. Lo maridamos por afinidad con el vino blanco Òlbia, por los aromas frutales y notas a frutos secos de este. 

Foto de Esther Fuentes

El chocolate de Ecuador, 75% cacao, elaborado con el haba de cacao Nacional Arriba, de Balao, Guayas del Ecuador, se reveló en nariz con aromas de tierra y en boca con sabores a madera, tostado, nuez y tabaco. Algo astringente. Se maridó con Loidana.

El chocolate de Trincheras está elaborado con 75% de cacao Trinitario, del Estado de Carabobo, en Venezuela. Con un sabor ahumado y muy mineral se maridó con el vino Clos Abella. 

El chocolate de Madagascar, elaborado con 75% de cacao Trinitario del valle de Sambirano, desprende un aroma frutal y tiene sabores a frutos rojos y a plátano. Se maridó con Mas Mallola. 
Foto de Esther Fuentes

Foto de Esther Fuentes


Foto de Esther Fuentes



Joan Ayra, sumiller de Marco Abella, nos acompañó y nos habló de la bodega, ubicada en Porrera y propiedad de David Marco y su esposa Olivia Bayés. El suelo del Priorat proporciona un carácter único de mineralidad a los vinos de esta denominación. Elaboran vinos de terroir porque reflejan la influencia del terreno árido y con estratos de terraza (licorella) en la viña y del particular microclima del Priorat. Este clima se caracteriza por veranos secos y cálidos e inviernos fríos, con escasez de precipitaciones anuales. La diferencia de temperatura entre el día y la noche es muy alta. Las maduraciones son lentas y por ello se obtienen vinos con complejidad. Y en Porrera la influencia del clima mediterráneo se ve parcialmente neutralizada por los vientos. 

Los vinos empleados en el maridaje, todos elaborados con uvas de producción ecológica, fueron los siguientes:

-Clos Abella. Cariñena (70%) con toque de Garnacha. 24 meses de barrica de roble francés y dos años en botella. Medalla de Oro en los Decanter World Wine Awards 2012,  mejor vino del mundo 2014 según Wine in China Magazine y medalla de oro al mejor tinto de guarda en los Premios Vinari 2015. De viñas de cultivo biodinámico. 
-Mas Mallola. Garnacha y Cariñena, con toque de Cabernet Sauvignon. 20 meses en barrica de roble francés. De viñas de cultivo biodinámico. 
-Loidana. Garnacha, Cariñena y Cabernet Sauvignon. De viñas jóvenes. 
-Òlbia. Macaceo (Viura), Garnacha blanca y Viognier. 6 meses en barrica de roble francés. 

Mi agradecimiento a Ara Chocolat y a la bodega Marco Abella por su colaboración, así como a Joan Ayra. El maridaje tuvo lugar en Barcelona Food Makers, donde todavía puede comprarse el chocolate. Si no, a través de la página online de Ara Chocolat lo envían desde Francia en perfectas condiciones e indican cómo se puede comprar en otros países.

Muchas gracias a Esther Fuentes, del blog Revelando mis fuentes, por las fotos realizadas y que me ha permitido usar. 


Foto de Marco Abella

4 comentarios:

  1. mi hermana es enóloga. seguro que esta entrada le encantaría. seguro que los enólogos también son capaces de sacarles muchos sabores y texturas al chocolate, porque tienen el paladar y el olfato educados para ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Chema. Y hay muchos amantes del vino que también saben disfrutar del chocolate. Espero que aproveches los conocimientos de tu hermana. Chocosaludos

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Mil gracias a tí, Nerea ,por la organización y por ese cariño infinito que muestras por un producto, cuya admiración compartimos!

    ResponderEliminar